2 comments

  1. Parece ser que nos salió bien la jugada de ir a buscarlo “all’improvisa” y fue maravilloso encontrárnoslo de frente parado en la cuesta con la magia de la calle Placentines. Luego, fue delicioso ver pasar su perfil a ritmo de “Dulce Nombre de María” y verlo alejarse con la clásica “Soledad de San Pablo”; y bueno, llevar con nosotros un fotógrafo al lado sacando esos momentos, eso no tiene precio.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *